Santos Patronos

Pquia. “San José”

IMG10El pueblo de Paso de los Libres, fue fundado el 12 de setiembre de 1843, por el entonces gobernador de la provincia General Joaquín Madariaga. Ese nombre elegido por el fundador hace alusión al pasaje de los Ciento Ocho libertadores quienes desde Alegrete (Río Grande do Sul) y por el río Uruguay pisaron tierra correntina.

Delineado el pueblo por el agrimensor Dulgeón, se separaron los espacios para jefatura política, escuela e iglesia.

La primera Iglesia fue puesta bajo la advocación de Nuestra Señora del Rosario, no tengo a la vista ningún documento que explique por que el cambio de santo patrono, en la actualidad el templo y el departamento de Paso de los Libres, se encuentran bajo la protección de San José, y su fiesta se celebra cada 19 de marzo.

Si nos atenemos a lo que se lee en publicaciones escritas de muchos años y con datos incompletos, en la edificación del templo trabajaron operarios brasileños ya que se encontró una piedra en la que se gravó el nombre San Yusé, la proximidad de la frontera da una cierta credibilidad a este dato.

En la década del 60, apenas dos décadas de la fundación del templo, a través de la documentación que en este caso es más ordenada , se sabe de la preocupación constante por el mantenimiento de la edificación del templo, el cual era un rancho grande con techo de pajas dicen algunos; otros de palmas. En realidad pudo haberse utilizado cualquiera de los dos elementos ya que eran y siguen siendo característicos del paisaje libreño.

Es en esta época también, cuando los sacerdotes escriben en el libro de Actas: "San José de la Villa de la Restauración.

Si bien, ya había terminado la presidencia de Urquiza, es probable, (opinión personal) que en su homenaje se haya cambiado al patrono, así como también se modificó el nombre del pueblo, el que por orden del general Benjamín Virasoro pasó a llamarse Restauración, indicando que la provincia volvía al orden rosista.

No cabe duda que la Iglesia del pueblo, se encontraba en muy mal estado, y los
Municipales, hallan la oportunidad propicia para solicitar una partida para arreglarla, "ya que por no estar terminada, se está por desmoronar por segunda vez"

Por ese tiempo estaba organizada una Comisión que tenía a su cargo los trabajos en el templo, los miembros de la Corporación Municipal deciden que les presente lo obrado hasta ese momento.

Dos años más tarde, siendo presidente Municipal don José Luis Madariaga, y por su correspondencia a las autoridades del superior gobierno se sabe que el Templo, levantado por suscripción popular, es uno de los mejores edificios con los que cuenta la Villa, pero que aún no se ha concluido, motivo por el que puede continuar deteriorándose cada vez más.

Ir Arriba

Diez años después seguramente mejoraron las condiciones edilicias del templo ya que en el atrio se realizan elecciones para elegir los cargos de la corporación municipal.
Vuelven los vacíos de información, y así llegamos al siglo XX.

Los trabajos comienzan en el año 1915, casi una década después y bajo la mirada del sacerdote español, oriundo de Navarra: Francisco Noain Ortigoza, se ordena la demolición del templo, en el año 1921, para ponerlo a nuevo, esta operación fue saludada con repiques de campanas, pero recién en 1930 se firma contrato con el señor Ladislao Pérez Rueda para cubrir una superficie de 140 m cuadrados de piso. Se llevó a cabo con todo éxito, el recibo con la firma del contratado tienen fecha: "23 de febrero de 1933" por un total de $1680.

Sería un tanto ingrato olvidar algunas de las señoras que trabajaron en estas innumerables comisiones Pro-Templo y si bien, la documentación no recogió el nombre de todas, encuentro legítimo, recordar a algunas de ellas, con el propósito de que esta acción sea un instrumento para recordar otros.

Así en el año 1914 actuaron presidiendo la comisión antes mencionada: Angela Madariaga
-1915 María Vessini de Cúneo y Dolores T de Rodríguez
-1916 María Inés L de Neuman
-1917 a 1919 María Vessini de Cúneo
-1920 Juana E Peluffo
-1922 Carlina A. de Donamaría
-1927 Leonor Peluffo de Perretti
-1929 – 1930 María del Carmen B. de Mayol
-1932 Estela Froy Gómez de Golpe
-1933 Catalina R de Rossi
-1941 Angela Tito de Montaña

Hacia el año 1936 la Iglesia está terminada, y mantiene su estructura hasta hoy, las líneas arquitectónicas corresponden al estilo neoclásico. El frontispicio del atrio, semeja los templos griegos, y está sostenido por columnas dóricas: elegantes y sobrias. La nave central, la única nave, se asienta sobre columnas con capiteles jónicos y corintios. La luz penetra por los grandes y luminosos vitreaux, que representan escenas bíblicas. Los mismos fueron donados por familias tradicionales de Libres, e instituciones civiles y militares.

El altar es de mármol, también el comulgatorio, asentado sobre columnatas del mismo material (de carrara dicen algunos vecinos) con sus respectivos reclinatorios. Durante la gestión del padre Fernando Meyer, y adaptándose a las órdenes superiores, frente al altar se colocó una mesa, desde donde el celebrante y de cara a los fieles celebra la misa. Los fieles se acercan en procesión para recibir la Santa Comunión.

En el año 1959 comenzaron las gestiones para la ampliación del templo, anexando dos naves laterales, unos años antes de terminar la década del 60, se terminó de construir la nave lateral de la derecha y en los años 80, la segunda nave, en la que se trasladó la pila bautismal.

Ir Arriba

Actualmente cuenta con una moderna iluminación, y muy bien sonido, para ello se cuenta con gran apoyo de la cristiandad del lugar. En lo primero trabajó el rdo padre Nelson Goycochea, en esa gestión también se pintó a nuevo tanto el templo como la casa parroquial, cuya construcción se inició con el cura párroco ya mencionado: Francisco Noain Ortigoza, fue refaccionada durante la gestión del Padre Leonardo Moleda

El púlpito desde donde se hacían escuchar los sacerdotes encargados de los "sermones" hoy Homilías, es una pieza de madera delicadamente trabajada en la que en su parte inferir se representa a los cuatro evangelistas, la puerta de entrada de dos hojas, según versiones, se construyó en "el aserradero Padoan"

Algunos vecinos hablan de imágenes jesuíticas, posiblemente salvadas de la capilla "San Jorge" hoy ya no se encuentran, don Enrique Pellegrini, menciona " una pequeña réplica de la Cruz del Milagro, hecha con partes de los travesaños de la verdadera Cruz", reliquia que tampoco está en el templo.

La pintura al fresco del pintor Dainoto, que adornaba una de las caras de la cúpula y que representaba la "Ascensión del Señor", según un modelo renacentista, tampoco está más, y los arcángeles que guardaban la entrada al altar, a ambos lados con sus túnicas en rosa y celeste, hace unos años atrás cambiaron por un color bronce.

El testimonio es un tanto inseguro, no puede precisar si en tiempos del Padre Pedro Nicoletti o el Padre Ginés "se construyó una nueva mesa para el altar, el padre nos llamó para que escribiéramos nuestros hombres", un gesto afectuoso, para quienes dedicaron buena parte de sus vidas a algunas de las muchas comisiones o grupos parroquiales.

A pesar de estos cambios y de algunas pérdidas, la Iglesia "San José" tiene un encanto que va más allá de su historia y de su construcción, sentimiento que todas las personas comparten, por el lugar sagrado donde recibieron sus óleos bautismales, y donde bautizaron a sus hijos, a sus nietos o donde acompañaron a sus familiares en la despedida final. Va pasando el tiempo y se va adecuando a nuevas necesidades, pero el calor que irradia sus paredes es el mismo.

Esta historia en retazos, a grandes rasgos, con muchas noticias incompletas considero un paso, hacia otros trabajos de mayor complejidad, sin duda quienes lo han, acercarán nuevas documentación, corregirán otras, se abrirán hipótesis más amplias, en cualquier dirección contribuirán a que la Iglesia de nuestra ciudad tenga la historia mayor la historia que se merece, rescatando del olvido hechos y personajes que hacen a la historia de la ciudad.

Hoy la Iglesia "San José" está llena de color, con la explosión de vida que dan nuevas congregaciones y la reunión de gente joven. Ese espíritu nuevo que nos hace pensar en un camino hacia Dios, lleno de espinas, cubierto de dificultades, pero con los claros que el cristiano debe abrir, practicando la solidaridad, el buen ejemplo y viviendo el evangelio con alegría.

Ir Arriba

Hoy conduce a este rebaño, El Rdo Padre Jorge Espíndola, quien busca no sólo consolidar nuestra fe, sino también hacernos reconocer el eje de nuestra identidad cristiana y cultural: la correntinidad.

Gladis Dora Mango de Rubio
Licenciada y profesora en Historia

SITJA Y BALBASTRO, Carlos A. Crónicas y Antecedentes de Paso de Los Libres. Tomo I. ERU Paso de los Libres 1998
MANGO DE RUBIO Gladis, Anécdota Pueblerinas, Ediciones Clic. Paso de los Libres 2.004
PELLEGRINI, Enrique. Paso de los Libres Crónicas y Ensayos. López libreros. Buenos Aires 1974
REACCION Periódico Radical 1924. Paso de los Libres
Documentos sueltos Archivo particular