Santos Patronos

Pquia. "Asunción de María Sma."

IMG09La Reducción de La Cruz ó Asunción de Acaragua, fue fundada en el año 1623 por los Padres Cristóbal Altamirano y Pedro Romero, a orillas del río homónimo. Posteriormente fue trasladada y localizada en las márgenes del río Mbororé. El Padre Altamirano estuvo al frente de la comunidad hasta el año 1648 y el P. Romero hasta 1631. El historiador Salvador Lentini Fraga, en su trabajo sobre la batalla de Mbororé titulado "La Batalla más importante" en la Revista Todo Es Historia Nº 29 de Septiembre de 1969, expresa:

 "El pueblo de la Cruz se fundó el año 1623 sobre el río Acaraguá, tributario del Uruguay y por su banda occidental al norte de San Javier, de donde se trasladó al río Mbororé, y en 1657 se incorporó al Yapeyú" y continúa "Esta fue pues la reducción de la Asunción de la Cruz o de Mbororé, que por esos designios del destino iba a ser centro de los trascendentales acontecimientos que darían en el futuro prosapia definitivamente hispánica a toda una vasta región de América".

En 1648 se unió a la Reducción de Yapeyú. En el año 1657 emigró desde Yapeyú hasta su actual emplazamiento.

El territorio de "La Asunción de Nuestra Señora de la Cruz" ocupaba ambas bandas del río Uruguay. Al norte llegaba hasta los Cuay actual limite departamental de Alvear y Santo Tomé. Al Este hasta el Ybiporá Miní e Ybiporá Guazú, en el actual territorio del Estado de Río Grande del Sur – República Federativa del Brasil – al Sur hasta el río Ybicuy, también parte del mismo estado del Brasil y al Mbaeati - topónimo desaparecido en nuestros días, en la parte correntina actual y al Oeste hasta el río Corrientes. En la Banda Oriental del río Uruguay había más de cuarenta capillas o puestos; que de acuerdo al inventario practicado en 1.784 y conservado en el Archivo General de la Nación, se componía generalmente de una capilla con uno o dos ranchos, corrales, algunos frutales. Los ranchos paredes de barro y techo de paja y las capillas paredes de piedra y barro. En la Banda Occidental, actual provincia de Corrientes, había 14 puestos, capillas y/o estancias. En la capilla de San Roque, en el paso sobre el río Miriñay había un horno para fabricar cal y una mina de piedra caliza.

En el inventario de 1784 inventario describe el colegio y sus habitaciones, lo hace de esta manera: "El Colegio juntamente con la Iglesia hace frente a la plaza y en el patio principal que mira de Norte a Sur y de Este a Oeste hay los cuartos siguientes, al lado Este esta Iglesia muy linda y aseada capaz más de mil familias sus paredes de tapiales al lado Sur están seis cuartos, que son las viviendas principales de los señores superiores curas y administrador a la parte Sur, hay cinco cuartos que sirven Escuela de Música, Escuela de primeras letras, cuarto del portero y almacén de los vestidos de los cabildantes, al lado Oeste hay seis cuartos que sirven de almacén de tres llaves cuartos de los mayordomos de Armas y para el maestro de primeras letras, en medio de dicho patio, hay un cuadrante de una piedra enteriza bastante alto". "En el segundo patio hay trece cuartos de los cuales uno tiene su frente a la calle capaz de habitar en el cualquier familia los demás sirven de Cocina, Panadería, Carpintería, Isería ,Telares, Tahona y almacenes el dicho patio esta igual con el principal hacia la parte de lo Este; a la parte del Sur del primero, y segundo patio cae la vuelta cercada de piedra y barro en la que hay cinco cuartos que sirven para los pintores, plateros y puesto común dicha vuelta contiene en sí:.." y hace la descripción de lo plantado en el huerto; Naranjos, Limoneros, Durazneros y "...Un galpón para fabricar teja con techo de la misma donde se hallan cinco mil tejas y quince moldes para hacerlas... Un horno para cocer tejas con un galpón que lo resguarda del agua con techo de tejas. Dos yerbales, uno del Sur y otro al Norte con trece mil setecientas veinte plantas. Un fuerte sus paredes de piedra y barro que sirvió para la defensa de los primeros habitadores de este pueblo y en el día sirve de Campo Santo cuando hay alguna peste". El cementerio viejo, en lo que presuntamente fue el fuerte al que hace mención el Inventario de 1784, de acuerdo a cruces y lápidas recogidas en el lugar fue utilizado hasta fines del Siglo XIX. No quedan vestigios en superficie de panteones, bóvedas o sepulturas, aunque es de suponer que deben existir restos bajo la superficie.

Ir Arriba

"El coronel Manuel A. Pueyrredón en un capítulo de "Campaña de Misiones en 1828", publicados en la Revista de Buenos Aires, para Misiones por la costa de Curuzú Cuatiá, que fue el último lugar habitado por aquella parte; desde allí para adelante todo era desierto... En la marcha visitamos las ruinas del antiguo pueblo de Yapeyú, patria del general San Martín...La Cruz era el que por entonces había resistido más a la acción destructora de los tiempos. Las macizas paredes de su iglesia se conservaban intactas. Un gran patio cercado de corredores sostenidos por columnas y pedestales de piedra permanecía todavía en buen estado..."

Martín de Moussy "En su memoria histórica y notas de viaje en la Mesopotamia, dice:" ...Conservando su fe cristiana...en un modesto templo decía la misa un sacristán aborigen...por haber fallecido el cura...y el coro lo dirigía una mestiza...(1855). El sacristán, en una in¬formación judicial de Noviembre de 1877, se identifica de la siguiente manera:" ... Dijo llamarse José Manuel Abacaabí, Misionero antiguo que nació en Santa María La Mayor, que debe tener como 83 años de edad, casado, sacristán de esta iglesia desde el año 1883..."

La Parroquia de La Cruz en el año 1864 tenía una superficie extensa que comprendía los pueblos de La Cruz, Yapeyú, Alvear, Santo Tomé, San Javier y lo que hoy es el departamento de Paso de los Libres.

Fue la única reducción que ha construido una muralla a modo de defensa, contra los charrúas y los yaros, de quienes tuvo que defenderse en su segundo emplazamiento.

Prevalece una profunda devoción Mariana como homenaje a la virgen que le acompaño en tan cruenta batalla. Su iglesia de tamaño mediano, pero ricamente alhajada a sus fondos el cementerio. Contaba con una rica biblioteca con 271 volúmenes. No obstante, en 1641 fue nuevamente atacada la población.

En 1817, se produce la invasión del general portugués Chagas do Santos, el pueblo fue saqueado e incendiado.

La actual iglesia fue reconstruida en 1858, fue puesta bajo la advocación de Nuestra Señora de la Asunción.

Ir Arriba